SANMIGULENSES LUCEN EN CONVITE DE LOCOS

Este año se contó con la participación de 60 mil locos y más de 100 mil asistentes.

Por: Ana Barrón / Tv Independencia

El evento tiene trascendencia incluso a nivel internacional, pues ha sido transmitido en diferentes programas de televisión, se han hecho reportajes en diferentes revistas y medios de comunicación, lo que lo convierte en un gran espectáculo, que disfrutan los sanmiguelenses y turistas.

El evento tiene trascendencia incluso a nivel internacional, pues ha sido transmitido en diferentes programas de televisión, se han hecho reportajes en diferentes revistas y medios de comunicación, lo que lo convierte en un gran espectáculo, que disfrutan los sanmiguelenses y turistas.

SAN  MIGUEL DE ALLENDE

 

Después de que concluyó la celebración eucarística ofrecida por el cura Antonio González Lara en el atrio de la parroquia de San Antonio de Pádua en honor del Santo Patrono del lugar, Miles de sanmiguelenses y visitantes disfrutaron del tradicional desfile de Los Locos.

Es de mencionar que cada vez son menos los asistentes a la homilía  pese a que el evento es de origen religioso. El cual tiene sus orígenes en el siglo XIX, cuando los hortelanos bailaban para agradecer y pedir a San Pascual Bailón por un próspero año. Actualmente el desfile también es en honor a San Antonio de Padua.

El convite comenzó media hora después del mediodía, ahora desde la salida a Celaya, lo que permitió mayor fluidez del recorrido. Donde niños, mujeres, hombres, de diferentes edades, clases sociales, habitantes de colonias y comunidades participaron disfrazados bailando con ritmo de banda o sonidos musicales. La mayoría para cumplir una manda y otros simplemente por tradición o diversión. Este año, el trayecto aumentó a dos kilómetros y medio y como es costumbre, la imaginación de los participantes se desbordó con el ingenio presentado en sus trajes y disfraces, además de que los asistentes al desfile pudieron satisfacer su demanda de dulces, especialmente los niños.

Con el desfile de locos, se celebra a San Antonio de Padua y San Pascual Bailón. Anteriormente, los hombres y sus familias en San Miguel de Allende, en afán de celebrar a su santo patrono San pascual Bailón, quien por su apellido e ignorancia de los pobladores, creían que bailaba realizando sus actividades en la cocina y huerto de su monasterio. Debido a esto, idearon una “dancita” con sus hijos e hijas llamadas de los “Hortelanitos”. La gente del orden por no ser guardias reales, ocultaban su identidad creando así a “los locos” vestidos con traje de una pieza, holgado con escarolas en las muñecas, tobillos y cuello, máscaras de cartón o madera y animales para retirar a la gente y un sombrero con un espejo.

Repartían peras de sus propias huertas, al terminar cada pieza de baile, traían una matraca que sonaba con singular alegría, según el autor Luis Chavarría con el escrito “Las tradiciones son la identidad de los pueblos”, información transmitida por los integrantes del Cuadro Nuevo, en su 50 aniversario.

El recorrido del desfile es por las principales calles de la ciudad, comenzando con el Cuadro del Parque, después, el Cuadro Antiguo, Cuadro Nuevo y Cuadro del Tecolote.

Cada cuadro es una delicia para los espectadores, pues los participantes parodian a personajes populares, como políticos y artistas. Los carros alegóricos tienen patrocinadores para adornarlos con diferentes temas.

Los sonidos que acompañan a los carros alegóricos son locales, por lo que no pueden faltar el “Piruchitas Stereo” o el sonido Misterio.

Se reparten durante todo el recorrido cientos de kilos de dulces, de diferentes sabores y tamaños, tradición que continúa cuando los hortelanos regalaban fruta y ahora, son caramelos.

Todos los participantes bailan con la música guapachosa y rítmica, bajo los inclementes rayos del sol. A su paso, los niños extienden sus manos para pedir dulces y se van a sus casas con bolsas repletas de ellos, si tienen suerte.

Los participantes hicieron gala de su imaginación al salir disfrazados de espantapájaros, faraones, de la vecindad del Chavo del 8, abuelitas, catarinas, fantasías animadas, hawaianas, brujas, hadas, monstruos, personajes de caricatura, bebés, etcétera.

Los disfraces fueron hechos con materiales caseros y otros fueron comprados como las máscaras de jugadores de la selección nacional. Algunos participantes, reciclaron sus disfraces y otros cada año buscan mejorar sus disfraces anteriores.

El evento tiene trascendencia incluso a nivel internacional, pues ha sido transmitido en diferentes programas de televisión, se han hecho reportajes en diferentes revistas y medios de comunicación, lo que lo convierte en un gran espectáculo, que disfrutan los sanmiguelenses y turistas.

Deja un comentario