Noticias Destacadas
Inicio / Columnas / El Cuervo en el hombro

El Cuervo en el hombro


Desde siempre la política ha sido la unión de varios individuos que buscan un fin  que les beneficié, y no podía ser de otra manera en la colonial y muy noble primer ciudad de Guanajuato, esta nobleza es la que ha permitido que cada tres años se reintente “lo mejor” para Salvatierra.

El Inquisidor.

Pero, ¿qué es lo mejor?, ¿quien o quienes deciden que es lo mejor y prioritario? Es de este par de preguntas que se desprende la red de complicidades que se tejen para lograr los mejores negocios al amparo del poder.

Cuanto cuesta ser presidente? Se habla de al menos 3 millones por candidato, sin embargo otros hablan de 5 o más, de donde sale el financiamiento? Otra oscura pregunta con una negra respuesta,  en esta ocasión se corre muy fuerte la versión de que la dirección de obras esta entregada al priísta Fernando Castillo por acuerdos con el líder nacional de la CNC, Gerardo Sánchez, quien mediante la firma de unos papelitos cobrables aseguro la dirección de obras para su pupilo que antes tuvo en Tarimoro.

La dirección que maneja más recursos directos que se pueden manejar de manera discrecional es la de obras, por eso tanto pleito y berrinche para que le den la firma total al presidente para hacer TODOS los contratos de obra, ya sea directa por concurso o licitación restringida, y es para que se recuperen los presuntos documentos que se presume pueden estar en juego.

Pero si pensaba que Fernando Castillo esta soló, pues se equivoca porque además de su patrón Gerardo, tiene a quien fue su jefe Carlos Velazquez, otro personaje de recuerdos no muy gratos en algunas comunidades donde hicieron obras de bajá calidad, o de plano nomás las contaron aunque sí las cobraron.

Que papel tiene Carlos Velázquez en este juego? Fácil, es el Cuervo en el hombro del director, es el que opera desde fuera con los contratistas, y da de alta las empresas del consorcio con diferentes nombres y direcciones ene Guanajuato, Michoacán y Querétaro, negocio redondo, varias empresas de varios nombres pero con el mismo capital y maquinaria, es decir las famosas fantasmas, que sólo aparecen para contratos, cobros y quienes realmente hacen la obra son los del consorcio.

Hace tiempo habíamos señalado lo preocupante que debería de ser para Rito Vargas el tener a esta tercia de personajes, que se convierte en pokar con la complicidad de José Luis Arriola, ex jefe por 6 años de Castillo en Tarimoro donde le solapó siempre que llegara a las 11 de la mañana, después de supervisar sus obras particulares o para el mismo gobierno, y que fuera Fernando Castillo quien decidiera a quien sí y a quien no se le daba la obra, red de complicidades que se pone en evidencia en esta administración con los mismos personajes pero invertidos papeles.

Lo peor del asunto es que el presidente no ve el mal que le hace tener a todos los del consorcio juntos, y haciendo los mejores negocios de su vida a ojos vistos, ya le llenarían los oídos con las dulces cifra$$$ del reparto?

Será verdad que existen los pagares y por eso Fernando Castillo se siente intocable?

Hasta cuándo el PAN estatal se dará cuenta del daño que le hace al ya muy desprestigiado color la actuación de quien nunca ha dejado de ser priísta aunque 6 años haya trabajado para el PAN de Tarimoro?

Preguntas que usted y yo podremos responder pronto, se avecina la aprobación del presupuesto de egresos y ahí sabremos de que tamaño será la rebanada que quieren del pastel.

Peligroso tratar de coptar mediante el pago de la indemnización que le debían desde el 2009 al hoy regidor Óscar Campos, y más porque esta firmé en su determinación de seguir en contra de la firma total de contratos por parte del presidente, darle el poder absoluto un peligro que ni el mismo alcalde ha medido.

Ya empezaron las represalias y se las contaremos mañana.



Deja un comentario

ad1